Por esto luchan los Mineros #ResistenciaMinera

Desde que comenzara la lucha de los mineros asturianos y leoneses hace unas semanas, además de las múltiples muestras de apoyo, he presenciado todo tipo de quejas, desde personas molestas por los petardazos que han ido soltando por Madrid hasta que si el carbón no es el futuro…

No voy a entrar otra vez en esos temas, ya se ha escrito bastante sobre el carbón, donde van las ayudas, quien se enriquece a costa de ellos o sobre los nuevos métodos que se están desarrollando para quemar carbón y no emitir CO2 al ambiente.

Os voy a contar una historia que viví en directo, la de 2 mineros, Óscar Fernández García y Elder Francisco Magro Alonso, que en agosto del año 2003 tenían 32 y 42 años respectivamente.

Trabajaban en el pozo Albares en la localidad berciana de La Granja de San Vicente cuando la galería que estaba a sus espaldas se derrumbó dejándolos atrapados sin apenas comida ni agua.

Durante las primeras horas se desconocía si estaban vivos o muertos, pero con la misma fuerza y arrojo que vemos estos días en sus manifestaciones y cortes de carreteras, sus compañeros mineros se lanzaron sin dudarlo un instante a una operación de rescate épica.

La galería derrumbada se encontraba a 2 kilómetros de la entrada de la mina, se establecieron turnos de 4 horas en las excavaban un nuevo tunel de 80×90 cm a un ritmo de 1 metro por hora en busca de sus compañeros atrapados.

Al equipo se unieron bomberos de Valladolid que trajeron consigo un equipo de detección de personas atrapadas que se había adquirido para la búsqueda de supervivientes en colapsos de edificios y que fue de gran ayuda.

20120606-211757.jpg

A las 5 de la mañana del segundo día los rescatadores escucharon golpes metálicos, había al menos un superviviente, como eran golpes rítmicos de 2 en 2, interpretaron que les querían decir que ambos seguían con vida, eso les dió los ánimos que necesitaban en ese momento y supuso una inyección de esperanza para los dos centenares de personas que esperábamos a la entrada de la mina, que solo podíamos dar nuestro apoyo a los turnos de trabajo que entraban y salían de la mina.

No recuerdo que hora era, había amanecido y salía la vagoneta de la mina, comenzaron a sonar los aplausos que se daba a cada turno en agradecimiento por su labor, pero esta vez hubo un estallido de júbilo entre los presentes, ambos mineros salían con vida y por su propio pié ayudados por sus compañeros, que habían logrado la hazaña de rescatarlos en el tiempo record de 49 horas.

20120606-211954.jpg

Habían sobrevivido con el aire justo, bebiendo el agua que se filtraba entre las rocas y con el bocadillo que portaban al entrar a trabajar.

20120606-212007.jpg

La próxima vez que escuches a los mineros tirar petardos por la Castellana o en cualquier carretera, en lugar de quejarte por el ruido, sal a la calle o a la ventana, bájate de tu coche, muestra tu apoyo y respeto porque están luchando por mantener sus trabajos y su trabajo es jugarse la vida todos los días para propocionar una vida digna a su familia.

Ellos son la punta de lanza de la lucha obrera y amigos, todos somos obreros aunque no llevemos mono, casco, nos metamos en una mina o subamos a un andamio, no te confundas porque lleves maletín, corbata y tu puesto de trabajo sea en una oficina delante de un ordenador.

Su lucha es tu lucha, su ejemplo de dignidad debe ser el de todos.