Los puestos de trabajo heredables en Metro de Madrid según @SalvaVictoria y @AntonioRNaranjo

Los puestos de trabajo son heredables en Metro de Madrid según el Portavoz de la Comunidad Salvador Victoria…

A la par también decía lo mismo Antonio Naranjo, director editorial de Prensa Universal:

En este país el único “puesto de trabajo” heredable por cuestiones familiares es el de Jefe del Estado, no hay que pasar un exámen o dejar que las urnas hablen para ser rey en España.

En el caso de los trabajadores de Metro de Madrid, lo más parecido en su convenio es esto:

Convenio Colectivo de Madrid Clausula 32-1

Convenio Colectivo de Madrid Clausula 32-2

Cláusula 32 del convenio colectivo de Metro de Madrid, páginas 64 y 65.

Por si no os apetece leer que punto es exactamente al que está haciendo alusión esta gente:

2.- En segundo lugar, tendrán preferencia los viudos de trabajadores vinculados a la empresa mediante contrato laboral indefinido en vigor en el momento de producirse su fallecimiento (o que hubieran resuelto dicha relación en virtud de declaración de Incapacidad Permanente Absoluta durante el año anterior a su fallecimiento), o, en su caso, los hijos del trabajador fallecido, en los términos establecidos en la Cláusula 34 del Convenio Colectivo.

3.- En todos los casos, las contrataciones deberán ir precedidas de la correspondiente declaración de aptitud en el previo y preceptivo reconocimiento médico, y de la superación de los cursos, exámenes o pruebas que, en cada caso, se establezcan para acceder al puesto de trabajo.

En la cláusula 34, páginas 68 y 69 encontramos las condiciones para “heredar” el puesto de trabajo:

Ser menos de 51 años, manifiesten su interés en los 2 meses posteriores a la muerte del trabajador, estén apuntados al paro y puedan reunir el periodo de carencia mínimo para acceder a la jubilación a los 65 años.

 

Es decir, que el puesto de trabajo heredable por convenio (entendiendo como heredable lo que dice la RAE), como si se tratase de un rey abdicando y dejando el trono a su hijo por el simple hecho de ser su hijo… como que no.

Los viudos y descendientes de un trabajador fallecido estando en activo (o con una incapacidad absoluta durante el último año) tendrán preferencia a la hora de ser contratados, pero no automáticamente, tendrán que pasar las mismas pruebas que el resto de candidatos y superarlas.

Es decir, que no te jubilas y le dejas tu puesto de trabajo a tu hijo como nos están haciendo intentar creer para malmeter contra otros obreros en lucha por sus derechos.

Y por si acaso esto os parece un trato de favor a los trabajadores de Metro de Madrid… este tipo de cláusulas son muy habituales en los convenios colectivos de cualquier sector, no es nada nuevo ni diferente, una simple búsqueda en Google lo demuestra:

https://www.google.es/search?q=convenios+colectivos+preferencia+viudos&oq=convenios+colectivos+preferencia+viudos&aqs=chrome.0.57.7283&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Post escrito en el Metro de Madrid durante la huelga, imágenes añadidas posteriormente.

Actualización: RRHH de Metro de Madrid y el secretario de Salvador Victoria confirman a @teleoperador que los puestos de trabajo no son heredables (audio):

http://elteleoperador.blogspot.com.es/2013/01/salvador-victoria-y-la-decencia.html

Por una Cabeza de Carlos Gardel

Maldito tanguista del Metro, llevo toda la semana con esta canción en la cabeza por culpa de tu magistral interpretación al acordeón…

¿Donde te has metido el resto de días? ¿Porqué no sigues en el mismo sitio? Necesito escucharte, cambiar la banda sonora de mi cabeza…

Te maldigo a tí y a Carlos Gardel por tan sublime obra de arte… aunque la tenga, no necesita letra para expresarse y desgarrarme el alma cada vez que mi cabeza deambula por las notas que tiene grabadas a fuego.

No sabes cuanto daño me estás haciendo con tu ausencia del andén de la estación…

Por una cabeza
de un noble potrillo
que justo en la raya
afloja al llegar,
y que al regresar
parece decir:
No olvides hermano,
vos sabés, no hay que jugar.
Por una cabeza,
metejón de un día
de aquella coqueta
y risueña mujer,
que al jurar sonriendo
el amor que está mintiendo,
quema en una hoguera
todo mi querer.
Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
para qué vivir.
Cuántos desengaños,
por una cabeza.
Yo juré mil veces,
no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar
me hiere al pasar,
su boca de fuego
otra vez quiero besar.
Basta de carreras,
se acabó la timba.
Un final reñido
yo no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero,
que le voy a hacer.
Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
para qué vivir.
Si alguien quiere escuchar a Gardel cantarla y ver la partitura: