Cabalgata de Reyes Magos y la huelga en Metro de Madrid

Voy en el metro mientras escribo esto desde el móvil (disculpad faltas y construcciones gramaticales extrañas), sentado frente a un grupo de señoras de mediana edad maldiciendo a los trabajadores de Metro de Madrid por querer hacer un paro de 24h el día de la cabalgata de los Reyes Magos… Sus niños seguramente no puedan asistir por vivir alejados del centro, sospecho que en alguno de los barrios que se han quedado sin su propia cabalgata por los recortes del ayuntamiento.

Podría hablar de la lucha de clases, la solidaridad entre obreros, etc… Pero lo que realmente me preocupa es el mantenimiento de estos seres míticos en el imaginario colectivo infantil.

He escuchado el argumento de mantener la ilusión de los niños (aunque este año sus majestades vengan patrocinados por Vodafone, Samsung y otras muchas empresas llevando la mercantilización de estas fechas a nuevas cotas), que si su desarrollo emocional, que si… ¿En serio?

En mi casa descubrí con apenas 5 años que los Reyes Magos eran mis padres, y ni tuve un trauma, ni se acabó la magia… Porque nunca existió dicha inventada magia.

Por el contrario aprendí a valorar el esfuerzo que ellos hacían para satisfacer, en la medida de sus posibilidades, mis peticiones… Porque los juguetes no salían de la nada y cuando “los reyes” no me traían lo esperado (malditos calcetines y jerseys donde debía estar un mádelman) mi vida no se convertía en un drama apocalíptico, ni mis padres recurrían al chantaje emocional de “eso ha sido porque no te has portado lo suficientemente bien este año” o “los reyes saben que puedes estudiar más”.

Cierto que alguna bronca me gané por compartir con mis compañeros de clase mis conocimientos y alguna pelea con ellos (cuando los veo se lo suelo recordar y nos reimos juntos de aquella época), pero la cosa no fue tan mal después de todo ya que aquello puede que fuese el germen de pensamiento crítico y la lucha contra el pensamiento mágico y el “a mi me funciona”.

¿Merece realmente la pena seguir engañando a los niños con unos seres imaginarios que presuntamente recorren en una noche todo el planeta casa por casa repartiendo regalos a los niños que se lo merecen (a los que no, les dejan carbón, dulce hoy en día)?

Ya habrá tiempo para que se den cuenta de que esto es contrario a la lógica y a las leyes de la física, de momento es más sencillo mantenerlos engañados, chantajeados para que sean buenos todo el año y no molestarse en tratarlos con un poco más de respeto y contarles la verdad razonándolo…

Os sorprenderíais viendo la ilusión de un niño pequeño que sabe que recibe los regalos de sus padres, que estos lo hacen por amor y que cuando no hay lo que esperas no es por ser malo, es porque lo recibido es lo justo y lo que, desde su mundana y racional situación, te pueden ofrecer.

Y dejad de felicitaros saturnalia y demás estupideces… Cuanto ateo wannabe anda suelto…

Por esto luchan los Mineros #ResistenciaMinera

Desde que comenzara la lucha de los mineros asturianos y leoneses hace unas semanas, además de las múltiples muestras de apoyo, he presenciado todo tipo de quejas, desde personas molestas por los petardazos que han ido soltando por Madrid hasta que si el carbón no es el futuro…

No voy a entrar otra vez en esos temas, ya se ha escrito bastante sobre el carbón, donde van las ayudas, quien se enriquece a costa de ellos o sobre los nuevos métodos que se están desarrollando para quemar carbón y no emitir CO2 al ambiente.

Os voy a contar una historia que viví en directo, la de 2 mineros, Óscar Fernández García y Elder Francisco Magro Alonso, que en agosto del año 2003 tenían 32 y 42 años respectivamente.

Trabajaban en el pozo Albares en la localidad berciana de La Granja de San Vicente cuando la galería que estaba a sus espaldas se derrumbó dejándolos atrapados sin apenas comida ni agua.

Durante las primeras horas se desconocía si estaban vivos o muertos, pero con la misma fuerza y arrojo que vemos estos días en sus manifestaciones y cortes de carreteras, sus compañeros mineros se lanzaron sin dudarlo un instante a una operación de rescate épica.

La galería derrumbada se encontraba a 2 kilómetros de la entrada de la mina, se establecieron turnos de 4 horas en las excavaban un nuevo tunel de 80×90 cm a un ritmo de 1 metro por hora en busca de sus compañeros atrapados.

Al equipo se unieron bomberos de Valladolid que trajeron consigo un equipo de detección de personas atrapadas que se había adquirido para la búsqueda de supervivientes en colapsos de edificios y que fue de gran ayuda.

20120606-211757.jpg

A las 5 de la mañana del segundo día los rescatadores escucharon golpes metálicos, había al menos un superviviente, como eran golpes rítmicos de 2 en 2, interpretaron que les querían decir que ambos seguían con vida, eso les dió los ánimos que necesitaban en ese momento y supuso una inyección de esperanza para los dos centenares de personas que esperábamos a la entrada de la mina, que solo podíamos dar nuestro apoyo a los turnos de trabajo que entraban y salían de la mina.

No recuerdo que hora era, había amanecido y salía la vagoneta de la mina, comenzaron a sonar los aplausos que se daba a cada turno en agradecimiento por su labor, pero esta vez hubo un estallido de júbilo entre los presentes, ambos mineros salían con vida y por su propio pié ayudados por sus compañeros, que habían logrado la hazaña de rescatarlos en el tiempo record de 49 horas.

20120606-211954.jpg

Habían sobrevivido con el aire justo, bebiendo el agua que se filtraba entre las rocas y con el bocadillo que portaban al entrar a trabajar.

20120606-212007.jpg

La próxima vez que escuches a los mineros tirar petardos por la Castellana o en cualquier carretera, en lugar de quejarte por el ruido, sal a la calle o a la ventana, bájate de tu coche, muestra tu apoyo y respeto porque están luchando por mantener sus trabajos y su trabajo es jugarse la vida todos los días para propocionar una vida digna a su familia.

Ellos son la punta de lanza de la lucha obrera y amigos, todos somos obreros aunque no llevemos mono, casco, nos metamos en una mina o subamos a un andamio, no te confundas porque lleves maletín, corbata y tu puesto de trabajo sea en una oficina delante de un ordenador.

Su lucha es tu lucha, su ejemplo de dignidad debe ser el de todos.