Cabalgata de Reyes Magos y la huelga en Metro de Madrid

Voy en el metro mientras escribo esto desde el móvil (disculpad faltas y construcciones gramaticales extrañas), sentado frente a un grupo de señoras de mediana edad maldiciendo a los trabajadores de Metro de Madrid por querer hacer un paro de 24h el día de la cabalgata de los Reyes Magos… Sus niños seguramente no puedan asistir por vivir alejados del centro, sospecho que en alguno de los barrios que se han quedado sin su propia cabalgata por los recortes del ayuntamiento.

Podría hablar de la lucha de clases, la solidaridad entre obreros, etc… Pero lo que realmente me preocupa es el mantenimiento de estos seres míticos en el imaginario colectivo infantil.

He escuchado el argumento de mantener la ilusión de los niños (aunque este año sus majestades vengan patrocinados por Vodafone, Samsung y otras muchas empresas llevando la mercantilización de estas fechas a nuevas cotas), que si su desarrollo emocional, que si… ¿En serio?

En mi casa descubrí con apenas 5 años que los Reyes Magos eran mis padres, y ni tuve un trauma, ni se acabó la magia… Porque nunca existió dicha inventada magia.

Por el contrario aprendí a valorar el esfuerzo que ellos hacían para satisfacer, en la medida de sus posibilidades, mis peticiones… Porque los juguetes no salían de la nada y cuando “los reyes” no me traían lo esperado (malditos calcetines y jerseys donde debía estar un mádelman) mi vida no se convertía en un drama apocalíptico, ni mis padres recurrían al chantaje emocional de “eso ha sido porque no te has portado lo suficientemente bien este año” o “los reyes saben que puedes estudiar más”.

Cierto que alguna bronca me gané por compartir con mis compañeros de clase mis conocimientos y alguna pelea con ellos (cuando los veo se lo suelo recordar y nos reimos juntos de aquella época), pero la cosa no fue tan mal después de todo ya que aquello puede que fuese el germen de pensamiento crítico y la lucha contra el pensamiento mágico y el “a mi me funciona”.

¿Merece realmente la pena seguir engañando a los niños con unos seres imaginarios que presuntamente recorren en una noche todo el planeta casa por casa repartiendo regalos a los niños que se lo merecen (a los que no, les dejan carbón, dulce hoy en día)?

Ya habrá tiempo para que se den cuenta de que esto es contrario a la lógica y a las leyes de la física, de momento es más sencillo mantenerlos engañados, chantajeados para que sean buenos todo el año y no molestarse en tratarlos con un poco más de respeto y contarles la verdad razonándolo…

Os sorprenderíais viendo la ilusión de un niño pequeño que sabe que recibe los regalos de sus padres, que estos lo hacen por amor y que cuando no hay lo que esperas no es por ser malo, es porque lo recibido es lo justo y lo que, desde su mundana y racional situación, te pueden ofrecer.

Y dejad de felicitaros saturnalia y demás estupideces… Cuanto ateo wannabe anda suelto…

Manifiesto en defensa de los policías de la UIP…. ¡Y dos huevos duros!

La Unión Federal de Policía, a través del Coordinador de Unidades de Intervención Policial (más conocidos como antidisturbios), ha lanzado este manifiesto en defensa de los policías que forman parte de estas unidades (si no lo has leído aun, dedícale un par de minutos):

Manifiesto de la UFP

Profesionalidad y responsabilidad social… ya, ¡y dos huevos duros!

Dice D. Emilio (el coordinador de UIP de la Unión Federal de Policía) que estas fuerzas de choque siempre han dado una respuesta proporcional y equilibrada a los acontecimientos… pobres policías maltratados por los medios y colectivos que solo buscan sus 15 minutos de gloria a costa de tan abnegados servidores públicos…

Podría poner aquí multitud de vídeos de las “proporcionadas” actuaciones de los antidisturbios, pegando a niños en Valencia, disparando pelotazos de goma a una mujer mayor que está ahora mismo hospitalizada con respiración asistida… pero la mayoría no son experiencias que haya vivido en primera persona.

La de 17 de Agosto de 2011, la emboscada que organizó la UIP para cazar a los que estábamos en la Puerta del Sol tras la manifestación laica, sí.

http://www.soydelbierzo.com/2011/08/18/emboscada-en-sol/

Periodistas detenidos, empujones, ataques sin mediar provocación (hasta que el hostigamiento hizo saltar a algunas personas)

La cosa ya estaba calentita por la tarde, minuto 11 de este vídeo, un antidisturbios gritando y empujando a una mujer con un bebé en brazos:

http://www.ustream.tv/recorded/16718523

Super profesional y proporcionado todo, malditos ateos y quincemayistas buscando su minuto de gloria, mientras golpeaban vilmente las porras y botas de estos grandísimos profesionales con sus cabezas, brazos y estómagos…

Continúa D. Emilio diciendo que ellos solo obedecen órdenes y que la solución no es enfrentarse a los antidisturbios, que la culpa es de los políticos que no tienen corazón.

Mire Vd., D. Emilio, a riesgo de que alguien lea esto e invoque la Ley de Godwin, le voy a decir que la Defensa Nuremberg hace mucho tiempo que no se admite como eximente de responsabilidad penal, permítame que se lo haga extensible a la responsabilidad social que enarbola al principio de su manifiesto.

Nuestras manifestaciones son pacíficas, hasta que aparecen sus secuaces y la lían, ayudados muchas veces (como está perfectamente documentado con vídeos y fotografías) de antidisturbios haciéndose pasar por manifestantes para reventar el evento mediante violenia.

Ya no le cuento que de vez en cuando se les filtra a Vd., o a sus amigos los Mossos, interesantes manuales de como provocar disturbios por parte de las fuerzas del orden y así justificar sus desmedidas y salvajes intervenciones… con lo buenos que son los UIP.

Prosigue comparando su labor con la de médicos, bomberos y profesores…y volviendo a invocar la obediencia debida a sus mandos y políticos.

Cierto es que nadie va a pedir a un bombero que no apague un fuego, o a un cirujano que no opere… pero es que están salvando vidas… mientras que Vd. se dedican a enviar gente a los hospitales empleando para ello armamento como las pelotas de goma.

Sospecho que Vd. nunca ha sido víctima de un pelotazo de esos, permítame que le cuente como en los 90, siendo estudiante universitario en Gijón, sus valientes antidisturbios me rodearon en una céntrica calle. Era sábado, volvía de la oficina de correos y me encontré con varias calles cortadas por barricadas de gente de la naval. Traté de esquivarlas para toparme con sus amigos, que venían cargando sin pensar, disparando pelotas de goma de manera indiscriminada.

Seguro que se hace cargo de que en ese instante opté por correr hacia las barricadas en llamas, única salida posible con seres racionales que sabía que no me iban a atacar. Pero no llegué, un pelotazo en la base de la nuca me noqueó y me echó a tierra… Nunca sabré si habría sobrevivido por mi mismo o sus proporcionales amigos me habrían rematado en el suelo… la fortuna me sonrió y dos caballeros de la naval saltaron de la barricada a jugarse el tipo por protegerme.

Dolor, quemazón y 48h en observación… recuperado me uní a su lucha, la de la clase obrera, esa a la que pertenecemos todos los asalariados, autónomos y demás… el pelotazo de sus amigos despertó mi conciencia de clase… y no fue el último, ni el último porrazo que he catado.

A los que no tiene corazón (como Vd. dice en su manifiesto) les importan un bledo las quejas de la clase obrera, a la que pertenecen Vd. aunque no quieran admitirlo.

No son los policías los más perjudicados, sus horarios son de risa comparados con los de un informático, cierto que igual no sufrimos su desgaste físico, pero sí el mental… y aunque no lo haya experimentado nunca, es igual o peor que el físico.

Los más perjudicados por la crisis son las familias sin recursos que se ven obligadas por Vds. a abandonar sus hogares para que pasen a engrosar la lista de inmuebles vacíos de los bancos, esos que vamos a tener que rescatar ahora entre todos (vosotros también pondréis dinero para esto, que no os quepa duda).

“Es que es mi trabajo”…. bendita excusa de la obediencia debida, la de Vds. y la de los jueces y demás engranajes de la maquinaria de desahucios…

¿Quieren defender la ley? Tenemos una suprema, la Constitución, que en su Artículo 47 dice:

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

El día que les vea llegar a un desahucio y negarse a ejecutarlo, ese día les aplaudiré, no por quitarse el casco en perfecta formación para abrazarse a sus compañeros policías que se manifiestan.

Si quieren que nos manifestemos de forma pacífica, dejen de colar alborotadores entre los manifestantes para provocar situaciones desagradables, quítense los cascos por propia voluntad y únanse a nosotros en lugar de obedecer sin pensar órdenes abusivas procedentes de “los que no tiene corazón” y que también van contra Vd.

Pero tampoco pretendan que nos quedemos quietos ante sus contínuas agresiones gratuitas mientras sus mandos llaman a estudiantes de instituto “el enemigo”, comprenda Vd. que me voy a defender, su monopolio de la violencia contra mi derecho a la legítima defensa… y no hablo de pegarme con Vds., tengo todas las de perder, hablo de este post, hablo del desprecio que Vds. se han ganado a pulso tratando de imponer las tesis de otros mediante el miedo.

No les estamos pidiendo que dejen de hacer su trabajo, les pedimos que dejen la obediencia ciega de lado y luchen usando la objeción de conciencia… de eso los médicos les pueden dar unas cuantas lecciones.

El año que twiteamos peligrosamente

A punto de completar otra vuelta al Sol, 2011 ha sido el año en el que la sociedad me demostró que me equivocaba hace poco más de doce meses, cuando consideraba que estábamos vencidos, que la casta política y el capital nos tenían tan pisado el cuello que no éramos capaces de reaccionar más allá de una pataleta en las redes sociales.

El 15 de Mayo fue un Zas en toda la boca!!! La sociedad que parecía interesarse solo por la vida de las chonicientas de TeleCirco comenzó a despertarse.

Aquel pequeño grupo que se quedó a pasar la noche en Sol y que fueron desalojados al día siguiente, nuestra reacción al enterarnos… llamadme inocente, pero aun se me ponen los pelos como escarpias cuando recuerdo la concentración posterior… perroflautas, abuelos, trajeados, niños, desempleados, autónomos, bomberos… miles de personas, ideas y voces clamando contra el continuo atropello al que nos sometían y someten los poderes en este país.

Y tomamos las plazas mientras los medios de comunicación se hacían los suecos, incapaces de entender que sucedía, esperando que esto se disolviese rápido y sin dolor para sus amos.

Twitter ardía, cada vez éramos más, trabajar por la mañana, manifestarte por la tarde, acampar en Sol el fin de semana, participar en asambleas, debatir, discutir, llevar el mensaje fuera de la red, defender el movimiento ante aquellos que lo acusaban de no hacer nada o de ayudar a la derecha, criticar el movimiento cuando algo no se estaba haciendo como debía hacerse… intensidad, energía, mucha energía acumulada durante años de pasotismo colectivo que explotaba.

Llegó agosto y nos pillaron en una emboscada en Sol, después de la marcha atea contra la visita del Papa, ves venir la encerrona pero no da tiempo a escapar, buscas a tus compañeros, uno de ellos está ya en el suelo, agredido por la policía, quieres ir hacia él pero alguien te empuja y te giras de manera agresiva… un antidistubios al que le acaban de quitar la correa, esa noche vas a cenarte la porra que lanza contra tu cabeza, la esquivas por los pelos y a tirar de adrenalina para correr. Pones a grabar el móvil, batería agotada, apenas hay 7 minutos de carreras, cargas, heridos…

Logras escapar y localizar a tu gente, un herido leve y una periodista a la que un policía ha tratado como un despojo, luego conoces a más gente que ese día ha terminado en un furgón policial, golpeados y humillados por el monopolio estatal de la violencia.

Twitter es una hoguera, no duermes esa noche, a las 6 de la mañana estás con dos de esos compañeros de nuevo en Sol, observando la calma, recuperándonos del susto, tratando de entender que sucedió y porqué decidieron darnos caza la noche anterior…

Pasan los meses, las manifas se multiplican, los profesores toman las calles por una educación pública de calidad y te lanzas con ellos de nuevo a la pista, y vuelves a las plazas cuando mancillan la Consitución, y se te dispara el corazón cuando ves a decenas de miles de personas tomando Cibeles, Paseo del Prado, Atocha, Castellana, Alcalá y Sol poco antes de las elecciones generales.

Por toda Europa, en Estados Unidos, en el mundo árabe, el movimiento se ha extendido como un río de pólvora, entre todos hemos puesto unos pocos palos en las ruedas de los poderosos, es solo el comienzo, hay mucho camino y trabajo por hacer, pero la semilla ya está plantada.

Con el nuevo año llegan nuevos atropellos de nuevos gobiernos que legislan cual marionetas al dictado de los de siempre, volveremos a las calles, la lucha no ha hecho más que empezar y cada día somos más los que estamos despiertos.

Gracias a todos los que salieron a la calle el 15m, a los que tomaron las plazas, a los que corrieron a nuestro lado, a los que se enfrentaron, a los que gritaron, a los que lo twitearon… y gracias también a los que nos criticaron, nos denostaron, nos llamaron perroflautas y violentos, porque sin quererlo nos animasteis a seguir, vuestro miedo ha sido nuestra fuerza.

Salud y anarkía para este 2012.