La navidad es una estafa

La festividad del solsticio de invierno,  el nacimiento del Sol, celebración del nacimiento del dios Apolo para los romanos y época de la festividad de Saturnalia, en honor a Saturno…

Por estas fechas, dicen que el 26 de diciembre, nacía Frey, dios escandinavo del sol, la lluvia y la fertilidad… También Inti, el dios-sol de los Incas, Huitzilopochtli, dios del sol de los mexicas, hasta Osiris nació en estas fechas, al principio de los 5 días epagómenos que Thot, amante de Nut, añadió al calendario egipcio de 360 días para salvar la maldición de Ra al descubrir que Osiris era fruto de una infidelidad de Nut con Geb, y que impedía que este naciese en cualquiera mes del año…

Si has nacido en algún momento del siglo XX ó XXI y en occidente, es más probable que vayas a celebrar el nacimiento de Jesucristo, la enésima versión del mito del dios viviente, concebido por una mujer y una paloma y que, casualmente, la iglesia celebra estos días desde el siglo III, para aprovechar una costumbre que viene de largo y tratar de convertir a los paganos.

La navidad es una estafa, ya no solo por el más que evidente plagio que la iglesia ha perpetrado, también por el hecho de que sirve como plataforma de iniciación infantil al mundo de los seres imaginarios que te reportan presuntos beneficios por creer en ellos… Ser una buena persona a través del miedo a ser castigado o no recibir un premio a cambio… si Paulov levantase la cabeza…

A la falsedad de la paz y el amor, escenificada en ceses temporales de violencia en conflictos armados solo durante estos días, sumamos el mercantilismo salvaje y el bombardeo publicitario para que los más pequeños pidan todo lo que puedan a los Reyes Magos o Santa Claus… Algo que tampoco es nuevo, al final de Saturnalia era costumbre hacer regalos a los niños.

Hay muchos ateos que siguen celebrando estas fiestas por razones que no alcanzo a comprender, sobre todo aquellos que tienen hijos y se escudan en no quitar la ilusión a sus peques o que no les miren raro en el colegio…  Como si no lo fuesen a hacer también si su regalo no es la última consola, la mejor bicicleta, la muñeca con más accesorios… La ilusión… bonita arma de doble filo.

Cenas pantagruélicas, odas al colesterol, los triglicéridos y el ácido úrico, capones, cochinillos, marisco, alcohol… familias que se reúnen una vez al año para comprobar si se siguen llevando bien y que disparan las llamadas al número de emergencias, con un fuerte incremento en las denuncias por violencia doméstica, comas etílicos y algún tarado que se queda con un petardo, de gran potencia, encendido en la mano.

Políticos, empresarios y grandes marcas aprovechan lo buenos que nos volvemos en estas fechas y maravillan al populacho, los primeros con luces y fuegos artificiales que despiertan nuestra buena voluntad… consumista; los segundos mostrándonos como sacrifican la cena de nochebuena con su familia para dar de comer a grupos de indigentes… publicidad gratis en los medios de comunicación por su buena acción que rara vez se repite a lo largo del año entrante.

Como los últimos años, mi nochebuena y navidad son como un día cualquiera, cena normal, buena compañía y sesión de cine temático, quien me conozca sabrá que el mejor regalo que me pueden hacer es donar el importe de lo que pensasen comprar a cualquier ONG, las cestas navideñas que dan las empresas acabarán en algún comedor social, seguiré siendo la misma persona que soy durante todo el año, ni mejor ni peor.

Créditos: Gracias a Sovcolor por su colaboración con la información sobre Osiris y otros seres mitológicos anteriores a Jesucristo.

Read 72 comments

  1. No todo es un extremo. Cierto que hay un consumismo que no debería existir (fundamentado en su mayoría por lo que Coca Cola hizo de Santa Claus), una tergiversación de los hechos, un materialismo de lo que debería ser espiritual. Sin embargo, algunos vivimos esta época consumista enmarcada también en una de las cosas más necesarias para la humanidad: Algo en qué creer. A algunos se nos ha ensenado -para bien o para mal-, que la navidad llega con los sentimientos más nobles del ser humano. El dar y recibir perdón. El ser humilde, recordar la naturaleza de lo que nos hace humanos. Un canto a Jesús en un pesebre (nacimiento), en familia, con villancicos y gaita decembrina. A pesar de que dar y recibir perdón, la humildad, la paz, el compartir y tantas otras cosas deberían ser cotidianas, la raza humana tiende, gracias a aquellos en quienes estriba la dirección del sistema socio-político y económico del planeta, a desconocer al prójimo. Y que la navidad sea una época donde no todos -lo admito-, pero sí algunos se reencuentran con estos sentimientos, definitivamente, me parece que no está de más. Cada quien lo toma como quiere. El autor de este artículo toma la cesta navidena y la regala a un centro. Esa es su navidad. Aquel que la reciba, lo tomará como tal gesto. Un gesto navideno. Sin querer la alimenta, porque es la naturaleza de esta época. A menos que también nos comencemos a matar e ignorar en navidad, la navidad seguirá siendo un paréntesis en la vida de millones de personas. Desafortunadamente tergiversada, sí, pero jamás negativa. Siempre que exista alguien que aún reciba la navidad como una oportunidad de dar y recibir amor, entonces valdrá la pena. Difiero de los extremos del autor. En todo hay cosas que resaltar, tanto negativas como positivas. Lo que nos hace humanos es justamente la imperfección. Lo invito entonces, querido autor, a resaltar lo positivo y alimentar lo que debería ser la navidad. No la menosprecie porque no todo lo que de ella se genera es malo.

  2. Me parece una tontería el articulo, tengo 57 años y en 50 Navidades siempre se ha tratado de dar paz, amor y crecimiento personal, los regalos y adornos son secundarios, complementarios al espiritu navideño; sin embargo en esta década, parece que la cercanía del 2012 hace que las personas necesiten “limpiar su conciencia” apuntandose a campañas anti-capitalistas denunciando el “consumismo” de la sociedad; vamos, que ustedes también son parte del “malvado” sistema; si no les gusta, emigren a Cuba

    Y en esta historia, el autor del artículo, decidó ser el señor Scrooge

  3. ¿Pero qué se critica? ¿el cristianismo, la fiesta pagana, el hecho de juntarse con los seres queridos aunque sea una vez al año…? Chico aclárate.

    El rollo cultureta de del solsticio de invierno o el nacimiento del Sol está ya muy muñido, o por lo menos para mi que lo he escuchado cientos de veces. Hoy sin duda nadie celebra el “solsticio de invierno” y si queda alguien que lo haga son tantos como los que se juntan a buscar ovnis por las noches. El cristianismo (creo que fue el emperador Constantino) escogió esa fecha para celebrar el nacimiento de Cristo y así matar dos pájaros de un tiro: Por un lado había que buscar una fecha para celebrar el nacimiento de Cristo puesto que se desconocía su fecha (no sucede lo mismo con la Semana Santa, que se conocen los días) y puestos a celebrarlo, ya que Cristo era la Verdad y la “Luz”, bajo el simbolismo de ser la “Luz”, ¿qué mejor fecha para celebrar el nacimiento de la “Luz” que la del solsticio de invierno? De paso se enterraba el viejo paganismo pero bajo un significado renovado, que no el mismo. Un cristiano celebra el nacimiento de Cristo y no celebra ningún solsticio, y un ateo celebra por lo menos unos días de descanso (de ahí lo de Felices Fiestas en lugar de decir Feliz Navidad) y juntarse también con su familia que para juntarse con los seres queridos no haga falta ser creyente.

    Te aseguro que existen muchos cristianos que no hacen grandes gastos en invierno, sólo montan sus belencitos, van a misa los días de precepto, van algún que otro evento cultural relacionado con la Navidad y los gastos que supone hacer de comer para más gente.

  4. Pingback: O Natal é uma farsa « ANTENA PARANÓICA

  5. Ni una pega al artículo. Todo cierto, y evidente a poco que tengas dos dedos de frente. Trabajo en una asociación de comerciantes y empresarios y deberíais ver desde dentro como se devanan los sesos (y la pasta que se dejan) para atraer a la gente a los comercios y a comprar cosas que al salir de casa jamás pensaban necesitar. Y nosotros, claro está, picamos como imbéciles…

  6. Pingback: La navidad es una estafa « PaKmAnBlog

  7. No seas aguafiestas. Mucha gente ama la Navidad y se llevan esperándola todo el año. Para mí es una de las tradiciones más bonitas del año: las cabalgatas, los regalos, etc. Es verdad que muchas empresas se aprovechan de ella, pero si lees su historia y la de personajes como San Nicolás te gustará.
    “Cenas pantagruélicas, odas al colesterol, los triglicéridos y el ácido úrico, capones, cochinillos, marisco, alcohol… familias que se reúnen una vez al año para comprobar si se siguen llevando bien ”
    Eso son falacias y es buscarle los tres pies al gato. Diviértete un poco porque estas cosas son las que hacen que la vida sea más bonita.

  8. @mischorradas, Me imagino que no tienes idea de quien es Richard Dawkins para insinuar que no tiene sentido critico, si es eso lo que estas queriendo decir.

    Sin perjuicio de eso, me parece que el OP es el que carece de razonamiento critico, porque esta mezclando un montón de cosas que no tienen que ver estrictamente con la navidad y además esta generalizando por demás.

    Me parece perfecto que un ateo festeje la navidad, si se tiene familia y amigos que lo hacen, no hay necesidad alguna de aislarse, es una buena excusa para socializar.

    Dawkins ha dicho en varias charlas que es realmente envidiable el sentido de comunidad que se desarrolla en torno a ciertas las religiones, donde las familias se reunen para socializar, hacer deportes, etc., que sería ideal que existiera una institución secular que pudiera tener ese tipo de actividades, son el tipo de cosas buenas que se deben copiar.
    La navidad es una versión de esa socialización, que sería ideal que fuera secular, como lo es el festejo de año nuevo por ejemplo.

    En mi opinión el OP esta siendo radical, que seguro que como todo ateo también critica de la religión.

  9. Pingback: ¡Feliz Navidad! - Esceptica

  10. UNA FIESTA CONSUMISTA, IGUAL QUE TODAS HOY EN DIA, Y SI TANTO GUSTA A LAS FAMILIAS REUNIRSE Y COMER JUNTOS, PODEIS HACERLO EL RESTO DEL AÑO NO? LA NAVIDAD ES UNA ESCUSA PARA COMPRAR, USAR Y TIRAR.
    MALDITO BIERZO QUE RAZON TIENE EL TIO

Comments are closed.